Recorridos

El cine de Orson Welles: el escorpión y la rana

Homenaje a un cineasta nómada.

Una de las características que definen a Orson Welles es la fidelidad a sí mismo. Podemos ilustrarlo con la historia de la rana y el escorpión:
El escorpión necesitaba atravesar un río y le pidió a la rana que le llevara a la otra orilla. La rana, desconfiada, le insinuó la posibilidad de ser picada por el escorpión, pero éste le replicó que, en tal caso, morirían los dos. La rana, convencida con este argumento, accedió a ayudar al escorpión. En mitad del río el escorpión picó a su compañera de viaje y ésta, sorprendida, le preguntó por que lo había hecho. ''Es mi carácter'', replicó el escorpión.
Este destino trágico del escorpión puede suscribirse a los personajes de las películas de Welles y a su propia vida. Nos encontramos ante un cineasta tremendamente coherente con su obra. Una coherencia que muchas veces le ha llevado a ahogarse en las aguas del río de su carrera cinematográfica. Maltratado por los grandes estudios, obligado a peregrinar por Europa, los platós de televisión en busca de dinero para poder llevar a término sus proyectos, siempre ambiciosos, experimentales e innovadores, muchas veces inacabados. Presentamos una bibliografía que, complemento de sus películas, actúa como médium para presentar la enorme figura de este cineasta singular, susurrando con su poderosa voz: ¡Es mi carácter!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".