Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Recorridos

Juan Marsé

Barcelona, 1933

Corrían los años 60, tiempos de realismo social y gauche divine, cuando Juan Marsé hizo su aparición en el panorama novelístico español. La opinión pública le acogió con los brazos abiertos, casi como a un Mesías, ya que en aquel momento que un obrero que aún olía a barrio escribiera literatura era la materialización de un ideal. Cobijado bajo la sombra de Gil de Biedma, con el que compartió formación y lecturas, y Carlos Barral, que lo convirtió en uno de los autores insignia de su editorial, no tardó en hacerse un lugar entre los escritores . Y es que, pensasen lo que pensasen sus compañeros de generación, Marsé lo tenia claro: yo no deseaba continuar siendo un obrero y lo que quería era cobrar el máximo posible por los libros para salir de la esclavitud de las ocho horas diarias del taller de joyería, amén de otros trabajos. Como obrero no daba juego, además la novela no tenía pretensiones reivindicativas de orden político, por mucho que nadie quisiese verlo, aunque sí que existía una denuncia indirecta de un país y de una ciudad sometidos al franquismo, pero era una novela de una atmósfera decadente, opuesta a los parámetros del realismo social. Tanto es así que cuentan que una vez Carmen Labra, una asturiana amiga de Ángel González y de Gabriel Celaya fue abofeteada por un miembro del Partido Comunista por defender Últimas tardes con Teresa. Ya lo ven, libros que suscitan opiniones de todo tipo, supuestos héroes fracasados del "engagement", nostalgia de barrios desaparecidos... en Marsé, encontramos una literatura viva, sugerente.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �