La persecución y el arte de escribir

La persecución y el arte de escribir

Traducción: Amelia Aguado

Editorial: Amorrortu

Páginas: 250

Año: 2009

EAN: 9789505183838

19,50 €
ENVÍO GRATIS
Recíbelo en casa en 2-4 días o ven a buscarlo:
Disponible ahora en
La Central de Callao
La Central (c/ Mallorca)
Disponible de 4 a 5 días en
La Central del Museo Reina Sofía
La Central del MUHBA
La Central del Raval
«La persecución, entonces, da origen a una peculiar técnica de escritura y, con ello, a un peculiar tipo de literatura, en la cual la verdad acerca de todas las cosas fundamentales se presenta exclusivamente entre líneas. Esa literatura no se dirige a todos los lectores, sino sólo a aquellos que son confiables e inteligentes. Tiene todas las ventajas de la comunicación privada sin sufrir su mayor desventaja: llegar sólo a las relaciones del escritor. Disfruta de todas las ventajas de la comunicación pública sin padecer su mayor desventaja: la pena capital para el autor» (De La persecución y el arte de escribir). Todos los ensayos reunidos en esta obra tratan sobre un único problema: la relación entre filosofía y política. Aquí, Strauss plantea la tesis de que muchos filósofos, en especial los filósofos políticos, han reaccionado ante la amenaza de la persecución disimulando sus ideas más expuestas a controversia y más heterodoxas. «Es una tesis de Strauss que pocos, si hubiera alguno, de los grandes libros de filosofía y de filosofía política pueden simplemente "leerse", sin que importe con qué energía. Tienen que ser estudiados, y de una manera especial, pues si son verdaderamente grandes es probable que su intención sea tanto ocultar como revelar. La mayor parte de La persecución y el arte de escribir está dedicada a tres largos ensayos, sobre el "arte de leer" la Guía de perplejos de Maimónides, El cuzarí de Yehuda Halevi y el Tratado filosófico-político de Spinoza. Estos ensayos están tan íntimamente razonados, son tan brillantes en sus análisis de detalles de estilo y argumentación, que es imposible resumirlos con justicia» (Irving Kristol).