Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Recorridos

El Cantar de los Cantares

El mejor poema de amor

El Cantar de los Cantares, es decir, el cantar por excelencia o el más bello cantar, celebra el amor mutuo de un amado y de una amada, que se unen y se pierden, se buscan y se encuentran. La tradición decía que Salomón había compuesto cánticos y, en consecuencia, le atribuyó también, entre otros libros del Antiguo Testamento, este cantar superlativo.

Este poema que utiliza el lenguaje de un amor apasionado y encendido no ha dejado nunca de sorprender. En el primer siglo de nuestra era, los judíos lo cantaban en las fiestas profanas de matrimonio y lo continuaron haciendo, a pesar de la prohibición del rabino Aqiba. De hecho, no hay libro en la Biblia que haya suscitado interpretaciones tan variadas y divergentes.

La interpretación alegórica fue difundida por los judíos a partir del siglo II de nuestra era: el amor de Dios por Israel y el del pueblo por su Dios son representados como las relaciones entre los dos esposos. Para muchos intérpretes, el cantar sería una colección de cantos que celebra el amor mutuo y fiel que sella el matrimonio, proclamando la legitimidad y exaltando el valor del amor humano. Se citan a menudo los vínculos con las ceremonias y los cánticos de bodas de los árabes de Siria y de Palestina; se relaciona el cantar sobre todo con la poesía amorosa del antiguo Egipto. Se trata, sin duda, de variaciones sobre un mismo tema, puesto que se utilizan las mismas imágenes y las mismas hipérboles. Pero el Cantar de los Cantares alcanzará una connotación universalista y messiánica, que explica el uso admirable que han hecho de él los místicos cristianos como Juan de la Cruz. Y sin embargo, se puede hablar también de una simple colección de cantos de amor, de una especie de repertorio de circunstancia para la celebración del amor matrimonial e incluso del amor puramente carnal.

La edición que ha hecho ahora Fragmenta enfatiza esta última vía interpretativa y combina la sapiencia filológica de Joan Ferrer y la maestría poética de Narcís Comadira en un resultado de excelente calidad y factura.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �