Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


LP

Pozzi, Antonia

Inicio de la muerte

  • Editorial: La bella varsovia
  • Año: 2019
  • Precio: 12.90 €
  • Traductor: María Martínez Bautista
  • EAN: 9788494841293

NOVEDAD

Disponibilidad
  • La Central de CallaoInmediata
  • La Central del RavalInmediata
  • La Central del Museo Reina SofíaInmediata
  • La Central del MUHBA4 / 5 días
  • La Central (c/Mallorca)4 / 5 días

La poesía de Antonia Pozzi es como el agua que fluye sin esfuerzo, pero es también un lago quieto y profundo; un espejo inmaculado, en el que las estrellas bajan a reflejarse y a encender la conciencia. Y es quizá el sendero que avanza, silencioso y lleno de aromas, junto a las flores y bajo los árboles: el sendero sin destino, porque el camino es el símbolo. En Inicio de la muerte se recogen cincuenta de los mejores poemas de Antonia Pozzi, escritos entre 1929 y 1938. Evocadoramente nítidos aparecen en ellos los paisajes con los que se funde la personalidad de la poeta, y con los que dialoga en su introspectiva búsqueda del sentido de la vida y del sentido —o la aceptación— de la tristeza. Y sobre todo los atraviesa el amor: un amor inmenso, punzante, capaz de transformarlo todo y de aunar la fugacidad de los momentos felices y el deseo de eternidad; un amor que con sorprendente templanza acerca la vida y la muerte. Antonia Pozzi (Milán, 1912-1938) es una de las voces imprescindibles de la poesía italiana. Nacida en el seno de una familia de clase alta, realizó grandes viajes por Europa y recibió una amplia formación cultural. En 1927 conoció a Antonio Maria Cervi, su profesor de latín y griego en el Liceo Manzoni. Se enamoró de él y en 1929 —año en el que ella escribe sus primeros poemas— comenzaron una apasionada relación. La oposición de sus padres a este noviazgo fue radical; en 1933 se vieron obligados a separarse, a pesar de sus planes de matrimonio. Su biografía quedó marcada para siempre por esta relación y su final, así como por su deseo frustrado de convertirse en madre. En 1930, Pozzi comenzó sus estudios en la Universidad de Milán, donde trabó amistad con el círculo de estudiantes reunido en torno al filósofo Antonio Banfi, bajo cuya dirección realizó una tesis doctoral sobre Gustave Flaubert. En 1937 comenzó a trabajar como profesora en el Instituto Schiaparelli a la vez que se enamoró —sin ser correspondida— de su amigo Dino Formaggio, un joven con un fuerte compromiso social; el vínculo con Formaggio le reveló la realidad de la pobreza en Milán. El 1 de diciembre de 1938 escribió una carta de despedida a sus padres, incluyendo una cariñosa mención para su abuela. Al día siguiente tomó una sobredosis de barbitúricos cerca de la abadía de Chiaravalle. Fue enterrada en Pasturo, donde se encontraba la villa de su familia, su lugar más querido y el paisaje de tantos de sus poemas. Antonia Pozzi no publicó su obra en vida. Su padre reunió —y mutiló— sus poemas. A partir de los años cuarenta, Eugenio Montale situó la poesía de Pozzi en el lugar destacado que merece dentro de la historia de la literatura. En España se han publicado diversas traducciones, destacando El alma desnuda (edición y traducción de Herme G. Donis; Impronta, 2015).

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �