Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


FF

Nadaud, Stéphane

Fragmentos(s) subjetivo(s).Un viaje hacia las islas encantadas nietzscheanas

  • Editorial: Cactus
  • Páginas: 352
  • Año: 2017
  • Precio: 26.00 €
  • EAN: 9789873831225
Disponibilidad
  • La Central de CallaoInmediata
  • La Central del Museo Reina SofíaInmediata
  • La Central del RavalInmediata
  • La Central del MUHBA4 / 5 días
  • La Central (c/Mallorca)4 / 5 días

He aquí un libro-viaje, al pie de la letra, viaje en busca de alumbrar fragmento(s) subjetivo(s) del agua y de la tierra, las estelas de otros viajes, sus islas encantadas. Viaje con carta de navegación, pero sin plan prefijado, que acepta que todo viaje está-por-hacerse, que es en esencia inacabado, porque no hay otro modo de existencia posible para el viajero.


¿Cómo se lee este libro? Y más allá de este libro, ¿cómo se lee? Es una experimentación del fragmento, donde no nos aferramos a que Uno es el autor, Otro es el que lee, Otra es la obra, sino donde más bien sentimos (tal vez por efecto del medio líquido) que todo se mezcla. Se agencia, dirá Stéphane Nadaud, él que (no) quiere ser capitán de este barco. Así, el fragmento nunca será fragmento de un todo, no será un pedazo de algo, o un individuo que se presenta ante otro, sino que se definirá en la inmanencia de su propia fluidez autoconstitutiva y transindividual, montaje procesual, modulación.


Contra el veneno del Sujeto, se tratará de pensar los procesos de subjetivación humanos en su devenir, y en su co-devenir con los demás seres / fragmentos (que viajan). Fragmento(s) subjetivo(s) que van de Nietzsche a Foucault, de Heráclito a Eisenstein, de Pessoa a Kafka, de Deleuze a Guattari (y de Guattari a Deleuze), de Chamfort a Joubert.


Contra el pensamiento de la falta, afirmar fragmento(s) subjetivo(s), puesto que no hay falta más que en paraísos artificiales. Contra la abstención del erudito aquel que, por miedo a ser aplastado, no se atreve a rozar siquiera el monumento, la tarea gris del genealogista que toma el monumento como documento, y viceversa, y acepta manipular con valentía, meter mano en la masa, combinando juego y rigor, azar y necesidad. Como Nietzsche, como Nadaud en este viaje, como el pensamiento mismo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �