El desafío de Carl Schmitt

El desafío de Carl Schmitt

Editorial: Prometeo

Páginas: 302

Año: 2012

EAN: 9789875745094

30,00 €
5% de descuento
28,50 €
ENVÍO GRATIS
Recíbelo en casa en 2-4 días o ven a buscarlo:
Disponible ahora en
La Central de Callao
La Central (c/ Mallorca)
Disponible de 4 a 5 días en
La Central del Museo Reina Sofía
La Central del MUHBA
La Central del Raval
¿Por qué deberíamos leer a Carl Schmitt hoy? ¿Su concepción amigo-enemigo de la política retiene cierta pertinencia en nuestra época "post-política"? ¿Los demócratas tienen algo que aprender de su crítica al liberalismo? ¿Su teoría de la soberanía sigue siendo relevante en un mundo globalizado? Estos son algunos de los asuntos a los que se dedica un grupo internacional de teóricos (todos ellos identificados con la izquierda, desde una variedad de disciplinas) en este volumen.
Desde ya, todos estos autores no evalúan los logros de Schmitt de la misma manera y algunos son más críticos que otros, pero todos están de acuerdo en que es necesario tomarlo con seriedad. Sin duda alguna, Schmitt es un adversario, pero un adversario de admirable calidad intelectual, un adversario con cuyo trato podríamos beneficiarnos. Ignorar sus ideas nos privaría de muchas perspectivas que podrían utilizarse para repensar la democracia con vistas a fortalecer sus instituciones.
¿Por qué deberíamos leer a Carl Schmitt hoy? ¿Su concepción amigo-enemigo de la política retiene cierta pertinencia en nuestra época "post-política"? ¿Los demócratas tienen algo que aprender de su crítica al liberalismo? ¿Su teoría de la soberanía sigue siendo relevante en un mundo glovalizado? Estos son algunos de los asuntos a los que se dedica un grupo internacional de teóricos (todos ellos identificados con la izquierda, desde una variedad de disciplinas) en este volumen.
Desde ya, todos estos autores no evalúan los logros de Schmitt de la misma manera y algunos son más críticos que otros, pero todos están de acuerdo en que es necesario tomarlo con seriedad. Sin duda alguna, Schmitt es un adversario, pero un adversario de admirable calidad intelectual, un adversario con cuyo trato podríamos beneficiarnos. Ignorar sus ideas nos privaría de muchas perspectivas que podrían utilizarse para repensar la democracia con vistas a fortalecer sus instituciones.