En la ciudad del mañana

En la ciudad del mañana

Traducción: Ibon Zubiaur

Editorial: Errata Naturae

Páginas: 173

Año: 2013

EAN: 9788415217190

16,90 €
ENVÍO GRATIS
Recíbelo en tu casa en 2-4 días
Disponible ahora en
La Central (c/ Mallorca)
Disponible de 4 a 5 días en
La Central de Callao
La Central del Museo Reina Sofía
La Central del MUHBA
La Central del Raval
Una correspondencia literaria que nos permite adentrarnos en uno de los periodos más secretos de la Europa contemporánea… Se trata de una correspondencia real, pero la cantidad de acontecimientos, amores y desamores, aventuras y tragedias de las que hablan ambos personajes, y su manera tan íntima de afrontarlos, la convierte en una suerte de novela epistolar. Brigitte Reimann fue un talento natural que supo desplegarse muy joven en la atmósfera opresiva de la República Democrática Alemana. En sus obras fulgen de un modo particularmente estremecedor su sed de vida, su desbordante erotismo, su creciente lucidez y su implacable autocrítica. Vivió excesivamente y dejó un testimonio único de las esperanzas y desilusiones de una época irrecuperable. Decepcionada por la «nueva ciudad socialista» a la que acababa de mudarse, comenzó a interesarse por el urbanismo. Entra en escena entonces (la literatura llama a veces a la vida) el arquitecto de mayor renombre del país: Hermann Henselmann. Proteico, estelar y omnipresente, Henselmann había firmado ya varios de los edificios más señeros del nuevo Berlín Este (sobre todo en la Avenida Stalin, hoy Karl-Marx-Allee) y sumaría algunos más, entre los que destaca la icónica Torre de la televisión. Henselmann envía a Brigitte Reimann una carta admirativa y afectuosa; la escritora recoge el guante de inmediato y nace así una relación que durará hasta la muerte de la autora, consumida por el cáncer, a los treinta y nueve años. Una amistad apasionada durante la cual ambos tratan con una franqueza y una brillantez poco corrientes la evolución del país, su opresiva política cultural, los retos de la arquitectura y la literatura, y sus propios empeños íntimos. La mutua complicidad dejó su sello en la novela póstuma de Reimann, Franziska Linkerhand, y un fruto literario más inmediato: la fulgurante correspondencia que presenta esta edición.