De Covadonga a Tamarón

De Covadonga a Tamarón

Editorial: Motifs

Páginas: 278

Año: 2019

EAN: 9788409122493

18,00 €
5% de descuento
17,10 €
ENVÍO GRATIS
Recíbelo en casa en 2-4 días o ven a buscarlo:
Disponible ahora en
La Central de Callao
Disponible de 4 a 5 días en
La Central del Museo Reina Sofía
La Central del MUHBA
La Central del Raval
La Central (c/ Mallorca)
Cuando los dominios cristianos que surgieron después de la conquista musulmana de la Península Ibérica comenzaron a redactar crónicas que describían sus difíciles primeros años de existencia, las narraciones se realizaron en tono épico y con mayor interés en un efecto propagandístico que en la veracidad histórica. La sana costumbre de cuestionar lo que nos cuentan las fuentes históricas ha sido, en ocasiones, pervertida para acomodarla a posiciones políticas, tanto de uno como de otro signo. Esta obra, con espíritu crítico y objetividad, trata de desentrañar las motivaciones que perseguían las primeras crónicas cristianas y de dar respuesta a las preguntas y diferentes teorías que las dudas sobre esas crónicas generan: ¿existió don Pelayo? Y de ser así, ¿quién era, un noble godo, un caudillo astur, un líder de origen gallego? ¿Hubo una batalla en Covadonga? Y si la hubo, ¿qué pasó? ¿Cómo se llamaba ese dominio cristiano del noroeste? ¿Reino de Asturias, reino de León, reino asturleonés, reino de Galicia? ¿Es correcto hablar de Reconquista para referirse a la expansión territorial cristiana que se produjo en los siglos siguientes? Al hilo de la denominación del reino, sé que el término «monarquía asturleonesa» puede ser objeto de polémica y habrá quien no esté de acuerdo con el mismo, pero es una denominación generalmente aceptada y utilizada en tesis doctorales supervisadas por catedráticos de Historia y por eso la he empleado en el subtítulo del libro. Además, como su título indica, De Covadonga a Tamarón narra los reinados de cada uno de los monarcas de este dominio cristiano en el noroeste peninsular, comenzando por el del enigmático don Pelayo y terminando en el de Vermudo III, muerto en el año 1037 en la batalla de Tamarón, que supuso un punto de inflexión en las relaciones entre el reino de León y el condado de Castilla, al convertirse el conde de Castilla, Fernando Sánchez, en rey de León con el nombre de Fernando I el Magno.