Cartas de amor de Enrique VIII a Ana Bolena

Cartas de amor de Enrique VIII a Ana Bolena

FichaTextoEditorial Confluencias

FichaTextoPaginas 93

FichaTextoAno 2016

FichaTextoEan 9788494476174

$12.00
FichaTextoEnvio
FichaDisponibilidadTiempoEntregaTexto45
La Central del Raval
FichaDisponibilidadTiempoEntregaTextoPorConfirmar
La Central de Callao
La Central del Museo Reina Sofía
La Central del MUHBA
La Central (c/ Mallorca)

Cartas de amor de Enrique VIII a Ana Bolena Llegaron de repente, en plena noche, las más desgraciadas noticias que podía recibir. La primera, la de la enfermedad de mi amada, a quien estimo más que a nada en el mundo, cuya salud deseo como la propia, y por la que soportaría con gusto la mitad de su enfermedad con tal de hacérsela más llevadera. La segunda, el temor de tener que soportar por más tiempo el peor tormento, el peor de mis enemigos, la Ausencia, que hasta la fecha me ha creado más ansiedad de la que podía imaginar soportar, por lo que ruego a Dios que me desate de este tormentoso dolor. Mujeriego empedernido y cruel, Enrique VIII (1491-1547), segundo representante de la Casa Tudor, se obsesionó con la bella y elegante Ana Bolena (1501-1536), marquesa de Pembroke y dama de la aristocracia inglesa. Tanto suspiraba el monarca por Ana, que anuló su matrimonio con su primera esposa, Catalina de Aragón (1485-1536), hija de los Reyes Católicos, un repudio que rechazó la Iglesia Católica y que desembocó en el cisma anglicano. Conservadas en el Vaticano, inéditas en castellano, este conjunto de cartas revelan los sentimientos de un Rey enamorado, obligado a «honraros, amaros y serviros» y que, finalmente, mandó a decapitar a quien durante varios años había sido su querida esposa.

FichaTituloOtros Cartas de amor de Enrique VIII a Ana BolenaFichaTituloOtrosSecundario