Buscar en el blog:

The Ratline

08.02.2021
Una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, todos lo que intervinieron tuvieron que reformular sus vidas. Los vencedores no tuvieron ningún problema moral y los que perdieron se las apañaron según el puesto que ocuparon en la escala de poder.
Algunos altos mandatarios nazis fueron ejecutados, pero otros muchos se reubicaron limpiamente en la vida ciudadana, bien cerca de sus casas, bien utilizando vías de escape que les proporcionaron plácidas vidas más allá del océano.
No sabemos si la conciencia les atormentó o si murieron en paz pensando que hicieron lo correcto, aquí presentamos un recorrido bibliográfico por algunos de sus destinos y la repercusión que tuvieron en sus descendientes.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".