Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

Richard Ford

Lamento lo ocurrido

17.12.2019
Las relaciones personales son las formas más complejas que pueden tomar las interacciones entre las entidades existentes en la naturaleza, mucho más que la simbiosis, el parasitismo o las relacionadas con la cadena trófica. A pesar de basarse, en último término, en el «comer o ser comido», la amenaza es más sutil y el resultado más impredecible; además, al otorgar el papel de coadyuvante a los sobreentendidos –que dan sentido a la relación si solo y solo si se tiene en cuenta la buena voluntad de los intervinientes–, el riesgo de tergiversación está siempre presente.

Richard Ford es, a pesar de la frialdad –en términos literario-norteamericanos, su falta de compasión– con la que trata a sus personajes, sabe acercarlos emocionalmente al lector, al enfrentarles a un desafío episódico pero fundamental en el momento en que se encuentran, y para cuya resolución es necesario que desplieguen unos recursos cuyo funcionamiento no conocen por entero; al final, el azar siempre acaba remediando la ignorancia o la inconsciencia. Pero lo relevante no es lo que cuenta Ford, sino la cuestión que deja en el aire: «¿y qué fue de ellos?». Precisión sin ornamentos; pura información, sin literatura.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �