Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

Reivindicación de la ciencia-ficción

Recomendaciones estelares

28.02.2017
En 1917 se editó por primera vez como libro Una princesa de Marte, el título de Edgar Rice Borroughs que dio origen a la posterior Serie Marciana protagonizada por el capitán John Carter. Más allá de su desaparición como título de referencia en las bibliografías –Borroughs nunca ha podido quitarse el sambenito de “escritor popular”, y a fe que lo fue en su época-, la novela certificó la existencia de un subgénero narrativo prácticamente autónomo, el de aventuras en otros planetas que, combinado con los progresos de la astronomía y los inicios de los viajes espaciales que tuvieron lugar a lo largo del siglo XX, ha sido seguido posteriormente por autores consagrados del género como Ray Bradbury y Arthur C. Clarke.
Pero el menosprecio generalizado de la literatura de género por parte de La Literatura Seria es un hecho  que, desde el punto de vista del simple lector, queda reducido a una querella de académicos ociosos y elitistas preocupados por mantener sus parcelas de influencia libres de las opiniones, en el sentido más peyorativo del término, de los consumidores de literatura.  Así que, aprovechando como excusa esa efeméride, convencidos como estamos de que la literatura de calidad es independiente de los géneros literarios, que no se puede menospreciar a Raymond Chandler o a Dashiel Hammett solamente por ser escritores de novela negra o a Isaac Asimov o Ray Bradbury por escribir principalmente obras de anticipación, queremos reivindicar el género de la ciencia-ficción como capaz, también, de contener obras maestras de la literatura sin apellidos. Pero no queríamos hacer este viaje solos y hemos pedido a personas relacionadas de un modo u otro con la ciencia-ficción que proveyeran nuestro equipaje de aquellos títulos que, más allá de las épocas y de los gustos, consideraban imprescindibles para hacerse una idea de la potencia del género, a fin de poder realizar una singladura espacial con las garantías de los expertos. Aquí tenéis una pequeña muestra de su sabiduría; en breve, en la red y en las librerías, la totalidad de las recomendaciones. Pongan en marcha el reactor, ajústense los cinturones y sincronicen el despegue con el puerto espacial.
Larga vida y prosperidad.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �