Buscar en el blog:

Juarma

Al final siempre ganan los monstruos

23.02.2021
En esta novela nada es lo que parece, y lo que es, es más de lo que parece y en un primer momento esperas. Es la conclusión a la que llegué conforme la novela avanzaba, y más conforme iba leyendo el Epílogo, y en la que me reafirmé (y reafirmo) cuando a escasas líneas del final hay una escena que me dejó poco menos que boquiabierto. Porque es que Al final siempre ganan los monstruos es una muy sorprendente caja de sorpresas. Sí, es una novela de cierta juventud y cierta generación con ciertos problemas y filias y fobias, en una cierta España, pero no se queda en lo anecdótico —la cocaína que construye y cimienta (tristemente, como reconocen algunos de ellos) la amistad de Lolo, Jony, Juanillo, el Liendres y Dani; la violencia con aire de novela negra consecuencia de los trapicheos de los protagonistas; el hablar barriobajero…—. Es una novela psicológica, muy real, sobre el uso de las mentiras que nos hacen y de las que a veces no podemos escapar; del cariño sobreprotector que malacostumbra; de lo que se espera de nosotros, de lo que le ofrecemos a la vida y lo que la vida acaba ofreciéndonos; de la voluntad y la costumbre, y lo que cargamos a nuestras espaldas, y, sobretodo, de mirar pa’lante.
Inolvidable.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".