Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

Jiro Taniguchi

Venecia

25.07.2017
Deambular sin rumbo, caminar para perderse por las calles de una ciudad extranjera, alejada de nuestras costumbres y recuerdos es, a veces, la mejor manera de encontrarse a uno mismo. Quizás, la única manera de recordar quiénes somos. Taniguchi ya nos lo había mostrado con la imprescindible El caminante, pero vuelve a hacerlo patente en Venecia: una obra minimalista en cuanto al argumento, magistral en cuanto al dibujo.

La última obra publicada por Ponent Món del maestro Jiro Taniguchi nace como parte de Travel Book, de Louis Vuitton, un ambicioso proyecto en el que se invita a diversos autores a que muestren una ciudad: unas crónicas en las que prima el retrato de las urbes, sus calles, sus gentes, sus recovecos. En el caso del mangaka, ha sido la melancólica ciudad de Venecia: una ciudad detenida en el tiempo, suspendida en un mar que parece engullirla, a la par que engalanarla de una triste belleza. Un espacio que casa perfectamente con el tono de Taniguchi: pausado, detallista, preciosista.

Una ciudad que aparece dibujada en todo su esplendor, con un dibujo que ensalza las mejores cualidades del autor: cada detalle suma, cada rincón, rostro, cielo y mar que aparece en la obra esta dibujado de manera espectacular. Cada viñeta se asemeja a un cuadro, cada trazo y tonalidad nos transporta a un estado emocional y nos permite sumergirnos en las aguas que bañan las orillas de Venecia, en los recuerdos de un pasado olvidado que emerge y se sumerge.  Un viaje en el tiempo para descubrir la vida de los abuelos del protagonista: una premisa sencilla pero que esconde tras de sí las nimiedades de las que se componen los fragmentos más bellos de una vida. Venecia es, sin duda, la quintaesencia de Taniguchi.

Alberto Martín

Sugerencias de consulta:

Temas relacionados:

Añade un comentario:


Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �