Buscar en el blog:

Javier Marías

Tomás Nevinson

07.04.2021
Todavía me pregunto con admiración cómo se logra engarzar en un montón de páginas dilemas morales, desventuras de espías, debates shakespearianos, observaciones sobre terrorismo y convertirlas en una espléndida celebración de la lectura.

El autor nos permite entrometernos en la vida de este espía en horas bajas que todavía conserva los rescoldos de su atractivo, más cercano a aquellos “caballos lentos” que parecen vivir de prestado, y que tras algun espaviento decide emprender una nueva misión, sin anticipar, o quizá si presintiéndo, el dilema que deberá afrontar de si realmente es tan extremo y tan difícil y tan injusto decidir a quién matar si con ello se evitan otras muertes.

Instalado en Ruán, evocada ciudad de provincias, con sus tiempos de espera y paseos junto al río, Nevinson, siempre  acechado por el inquietante (magistral) Tupra, intentará descubrir tras qué falsa identidad se esconde una terrorista vinculada a ETA y al IRA. El recuerdo de correrías y logros pasados y el peso de la incertidumbre irán coartando la demora de sus propias decisiones.

Sinuosidades sobre el quehacer de los protagonistas, recodos de digresión litararia  y argucias detectivescas sostenidas por una cuidadosa fuerza narrativa que incita a leer sin parar.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".