Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

Irene Solà

Canto yo y la montaña baila

06.08.2019
Si mi reseña aspirase a ser fruto de un ejercicio de síntesis, hubiese tirado la toalla. El caballo ganador se convierte en lo que podría ser una enumeración anárquica, más que una descripción, de los distintos estadios que atravesé al cerrar el texto de Solà. Puede parecer contradictorio que hable de clausura cuando la autora nos invita continuamente a transitar un camino que conduce a unas explanadas verdes sobre las que flota un cielo totalmente despejado. Pero evitaré también una explicación en detalle, excesivamente sentimental, para que mi entusiasmo no empañe la calidad y la precisión de su narrativa; sobre todo, su originalidad. Habla la lluvia, el eco de las montañas. Hay mucha teatralidad en sus palabras. También los habitantes de ese paraje incierto charlan, parlotean su historia y revolotea una educación sentimental que se yergue sobre un latido de voces en el tiempo. El libro es, sobre todas las cosas, un homenaje a estas últimas. Todos estos elementos reunidos dan lugar a un viaje maravillado y maravilloso. Nace, en mitad de este, una cordillera que permite al lector respirar en cada frase, decir con ella: «Y yo me lleno del aire fresco y alegre de este mediodía».
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �