Buscar en el blog:

Gustav Klimt

Cartas, escritos y testimonios

05.10.2020
En la Viena de principios del siglo XX, el público no hubiera podido resistirse a leer las Cartas, escritos y testimonios del "enfant terrible de Viena”, Gustav Klimt, controvertida figura cuya ecléctica obra, entre el Simbolismo, el Modernismo y el Art Nouveau, despertó entre la crítica la pasión y el desprecio.

Esta discordancia estética era un reflejo del delicado momento que vivía el arte en la capital austriaca, un apocalipsis alegre donde la libertad ardía y resplandecía al mismo tiempo. Los imperativos del academicismo vienés entorpecían el trabajo y herían la moral del artista austriaco, tal y como expresa en sus correspondencias, aquí presentes, con la intelectual Berta Zuckerkandl-Szeps, voz activa de la Secesión Vienesa en cuya fundación se vio involucrado el artista.
 
Lejos del lirismo refinado y de lo ornamental de sus pinturas, su escritura se caracterizaría más bien por la parquedad de estilo y el lenguaje llano y poco expresivo con el que se dirigía tanto a sus amigos y familiares, como a sus mecenas y amantes. No tenía el don de la palabra, le constaba escribir sobre todo cuando se trababa de él mismo y de sus emociones a menudo ensombrecidas por los días grises y el mal tiempo, y como su contemporáneo Egon Schiele exploró una soledad encarnada en los cuerpos femeninos que protagonizan sus cuadros. 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".