Buscar en el blog:

Elisa Victoria

El evangelio

06.04.2021
Eulalia tiene veinte años y, como dice ella, ha muerto dos veces desde los dieciséis. Y es que tener veinte tiene lo suyo. Te llenan la cabeza de ideas perfectas y de golpe te sueltan a un mundo imperfecto. Y puedes saberte con razón, pero siempre habrá algún mayor, un jefe, un profesor o incluso un puñado de monjas, que sepa más que tú.

Hastío. Querer cambiar el rumbo de las cosas y topar con la imposible realidad. Ocho horas diarias de clase, un trabajo de mierda dónde gente más ignorante que tú te mira por encima del hombro por esa gorra roja que debes llevar para conseguir cuatro duros, noches infinitas de curro combinadas con unas prácticas laborales en ese colegio de monjas al que te han destinado, y en el que descubres un sistema educativo rancio y caducado, dónde Cristo es más importante que el destino de una niña con traumas y graves problemas de adaptación. Sí, hastío. Hastío que llega a terminar contigo cuando descubres que ni siquiera existe en la tierra un hombre (chico/niño) capaz de proporcionarte el placer que tan fácilmente puedes obtener de tus dedos.

Sí, hastío. Pero a los veinte no hay nada que un enorme tarro de helado o el amor infinito a tu perro no puedan mejorar.

Elisa Victoria vuelve con una hilarante crítica mordaz al sistema educativo a través de los ojos de una generación desencantada con el mundo.
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".