Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

Alina Granados Loureda

Fuerza y energía en el arte

04.01.2020
La palabra «emoción» proviene del término latino emotio, que significa «mover hacia fuera». Todos los seres humanos poseen una energía o fuerza innata que late dentro de cada uno, deseando «moverse» hacia fuera. Desde sus orígenes, el hombre ha necesitado canalizar esa pulsión inherente y plasmarla en diferentes soportes. Sus ideas, sus emociones, su visión del mundo y, en definitiva, el sentir de la humanidad se materializa en el arte.

Cada época tiene sus inquietudes y su propia problemática, un entender distinto de la realidad en la que el hombre valora o teme diferentes cosas. La muerte no significa lo mismo en el Antiguo Egipto que durante el período de entreguerras. El arte funciona como un palimpsesto en el que se reescribe el significado de las emociones consustanciales al ser humano: la muerte, el poder, la libertad o el amor.

Fueron muchos los artistas que se vieron obligados a reprimir esa fuerza creadora para poder vivir del arte. Sin embargo, aquí se sigue el rastro del impulso producido por las inquietudes más primitivas y se da cabida a aquellos que usaron su talento para expresar sensaciones y estados de ánimo, para denunciar la injusticia, vengarse del poder político o mostrar una visión descarnada del mundo.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �