Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


La Central de Callao

LUIS BUÑUEL. CINE Y VANGUARDIAS

Prensas Universitarias Zaragoza

Miércoles 23 de octubre de 2019, 19h La Central de Callao
El acto contará con la intervención de
JULIE JONES, autora de Más allá de la pantalla con Luis Buñuel
JORDI XIFRA, director de la colección
AMPARO MARTÍNEZ, profesora de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza

Este proyecto nació con la vocación de publicar ensayos y libros de arte sobre la relación entre el cine y las artes de vanguardia, además de la figura y obra de Luis Buñuel. A partir de los libros “Breton y el cine”, “Aragon y el cine” y “Desnos y el cine” hablaremos de la relación de los poetas de principios del siglo XX con el cine. Por su parte, Julie Jones, autora de “Más allá de la pantalla con Luis Buñuel” tratará de aspectos poco comunes de la obra buñueliana, siguiendo lo expuesto en su ensayo.


***

Breton y el cine, de GEORGES SEBBAG
En la primavera de 1916, en Nantes, el enfermero militar André Breton y su amigo Jacques Vaché, el dandi de las trincheras, ven película tras película, cambiando de sala sin importarles la que se proyecte. Tienen veinte años —la misma edad que el cine— e inventan así una cinefilia alegre y desenfadada. Breton lo apunta en el Manifiesto del Surrealismo: «¿El cine? Enhorabuena por las salas oscuras». A la vez que proclama la «omnipotencia» del sueño, se da cuenta de que los gags, las persecuciones, las imágenes espasmódicas de las películas burlescas reproducen las propias metamorfosis de la pintura animada del sueño. Mientras el cineasta tritura el tiempo para producir duraciones fílmicas, André Breton, oteador del azar objetivo, busca duraciones automáticas al hilo de un tiempo deslabonado. La primera generación surrealista, deseosa de entablar el diálogo con la secuenciación cinematográfica, no podía faltar a su cita con el cine, que ofrece al público universal una experiencia temporal con tintes de suprarrealidad. André Breton dejó claro que es en la oscuridad de una sala de cine donde se celebra «el único misterio absolutamente moderno».
 
 
Desnos y el cine de CAROLE AUROUET
Robert Desnos nació cinco años después de que el cinematógrafo iniciara su andadura y de entrada se entusiasmó por ese nuevo modo de expresión. Fue tal su a ción que participó en el séptimo arte por partida doble. Primero, escribió sobre cine: reseñas de películas, estudios de obras de cineastas, así como artículos sobre problemáticas extrínsecas a las propias películas (entre 1923 y 1930 entregó más de och enta trabajos). Y además escribió para cine: Desnos es autor de unos veinte cinetextos —de los cuales solo cuatro se publicaron en vida, entre 1925 y 1933— que plasman lo que anhelaba ver en las pantallas de las salas oscuras. El presente volumen aclara la relación apasionada y fructífera que mantuvo Robert Desnos con el cine.

Louis Aragon y el cine, de Luc Vigier.
Louis Aragon escribió poco para el cine, pero sí sobre y con el cine. Lo roza y lo absorbe con intensidad, como material extraño y familiar, a lo largo de toda su obra. Una parte de su estética poética se inspira en el cine y se enfrenta con él, mientras su mirada obsesionada por la imagen fija o animada encuentra en la escritura cinematográfica unos estimulantes, unas metáforas y modelizaciones vitales.
Por lo tanto, en Aragon, se deben atravesar poemas, prosas poéticas y textos críticos para captar este baile estético alrededor de un arte deseado, de una tentación de escritura quizá, y de una singular cinética de un pensamiento por la imagen. Este estudio se propone entrar, cuando resulte necesario, en el detalle de los textos (poemas y poemas en prosa), en particular en los casos de écfrasis fílmicas para permitir escuchar lo mejor posible la escritura aragoniana, reuniendo estos momentos de atención fuerte mediante unas presentaciones sintéticas que subrayen los momentos clave en los que la alquimia poética supone una relación específica con el cine.
Más allá de la pantalla. Con Luis Buñuel, de Julie Jones
Los textos contenidos en este libro, basados en gran parte en el Archivo Buñuel, se relacionan con el ámbito extrafílmico del trabajo de Buñuel y abordan temas poco tratados: la construcción, muy consciente, de una imagen pública; la dirección de actores; la colaboración con Fernando Rey como versión distorsionada del propio ser; la representación de Buñuel en la obra de su amigo Carlos Fuentes; la campaña publicitaria montada para hacer pasar Los olvidados como documental; el uso del cine de horror en Viridiana para expresar algo de su compleja reacción al volver a la patria; y, finalmente, la sátira del catolicismo nacional en La Vía Láctea.
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �