Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Recorridos

Roberto Saviano

La Italia justa

Nápoles, 1979

Libros sobre la mafia hay muchos. Estudios, reportajes, novelas ambientadas en la Sicilia más oscura y peligrosa, intrigas medio verdad medio ficticias... Pero ficciones, al fin y al cabo. Tanta literatura es capaz de generar ese submundo -submundo que a pesar de ello domina en gran parte el mundo real de la gente de a pie, en según qué zonas del país- que incluso un autor, Andrea Camilleri, creó un detective privado, el inspoector Salvo Montalbano, que ha protagonizado numerosos títulos y con el que muchos lectores del mundo han seguido la pista de la mafia.

Un joven licenciado en filosofía, Roberto Saviano, consiguió revolucionar, de algún modo, el panorama de los libros sobre la mafia italiana. Porque se arriesgó. Se arriesgó como probablemente pocos lo han hecho, en realidad, dando nombres, relatando situaciones reales, poniéndose al servicio de la sociedad. De la verdad. Gomorra consiguió hacerse con los premios Viareggio, Giancarlo Siani y Stephen Dedalus. Ha sido traducido a más de 50 idiomas. Ventas millonarias. Adaptación cinematográfica exitosa. El subtítulo de Gomorra no necesita de más rodeos: "Viaje al imperio económico y al sueño de dominio de la Camorra."

A raíz de Gomorra Saviano estuvo amenazado de muerte y desde entonces vive escondido bajo protección policial. Sin embargo, esto no ha sido un impedimento para él. De modo que, fiel a sus crónicas y a su lucha a través de la palabra y el reportaje, tras el éxito de Gomorra, vino el de La belleza y el infierno. "He escrito en una decena de casas distintas, en ninguna de las cuales he vivido más de unos meses. Todas pequeñas o muy pequeñas, todas, sin excepción, condenadamente oscuras. Me habrían gustado más espaciosas, más luminosas, quería tener por lo menos un balcón, una azotea: lo anhelaba tanto como en otro tiempo los viajes, los horizontes lejanos." Y añade: "Muchas de las páginas que se reúnen en este libro ni siquiera las escribí en una casa, sino en una habitación de hotel."

Así que, a ese éxito primigenio, arriesgadísimo, se le añadió entonces una nueva gracia: la de la escritura condicionada. No sólo los textos de Saviano tenían el interés, la suma importancia de enfrentarse a la injusticia y tratar de describir una realidad (quizás demasiado) desfigurada por los relatos de ficción, sino que en este caso, en una suerte de valor añadido por la autoconciencia del discurso que el autor tiene, y por la explicación de esos condicionamientos, Saviano volvía a sorprender.

Recientemente se ha traducido Vieni via con me, un libro aparecido a raíz del acontecimiento televisivo del año 2010 -superando en audiencia a los partidos de la Champions League y a los reality shows-, el programa que con ese mismo nombre, cautivó a los telespectadores italianos. Con una cuidada bibliografía al final, de las lecturas hechas para cada programa/capítulo, Saviano amplía y enriquece adecuadamente esos programas y sigue con su experimento: el que, al fin y al cabo, todo escritor verdadero desea encontrar. La unión de vida y escritura.

Celebramos su visita y la conversación que llevará a cabo en La Central de la calle Mallorca el lunes, 6 de febrero, a partir de las 19, con el periodista Josep Maria Martí Font.


Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �