Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


FF

Agamben, Giorgio

Desnudez

  • Editorial: Editorial Anagrama
  • Páginas: 160
  • Año: 2011
  • Precio: 15.00 €
  • EAN: 9788433963321

La Central recomienda

Disponibilidad
  • La Central de CallaoInmediata
  • La Central del RavalInmediata
  • La Central (c/Mallorca)Inmediata
  • La Central en F. MAPFRE4 / 5 días
  • La Central del Museo Reina Sofía4 / 5 días
  • La Central del MUHBA4 / 5 días

El punto de fuga hacia el que convergen todos los ensayos breves, es la inactividad, entendida no como ocio o inercia sino como el paradigma de la acción humana y de una nueva política.

-Agamben, Giorgio

"El hombre está siempre, pues, más acá y más allá de lo humano, es el umbral central por el que transitan incesantemente las corrientes de lo humano y de lo inhumano, de la subjetivación y de la desubjetivación, del hacerse hablante del viviente y del hacerse viviente del ´logos´. Estas corrientes coexisten, pero no son coincidentes, y su no coincidencia, la divisoria sutilísima que las separa, es el lugar del testimonio."
AGAMBEN, Giorgio, Lo que queda de Auschwitz.

Gorgio Agamben es actualmente profesor de Estética de la Universidad de Verona y es en esta disciplina donde inicialmente destacó, pues sus primeras obras son ensayos sobre teoría literaria y crítica de arte. No obstante, la radical originalidad de este autor se desenvuelve sin trabas en el terreno del pensamiento ético-político, donde a partir de su Homo Sacer, se despega del ya trillado paradigma de la justicia dominante para cuestionar todas las categorías contemporáneas, aquellos pares de conceptos que con su dialéctica incansable han atravesado nuestra sangrante y sanguinaria cultura europea. Es Auschwitz el lugar, o más bien el no-lugar, donde se encuentra la situación límite en que lo humano y lo inhumano se funden en una línea de indeterminación, la "zona gris" representada por el "muselman". El "muselman" es aquel muerto en vida que ya no puede testimoniar y que, justo por ese motivo, es también y al mismo tiempo el testigo integral y/o absoluto de lo que en Auschwitz sucede. Auschwitz representa también la refutación incontestable de toda ética moderna, sea de la responsabilidad en Lévinas o en Jonas, sea del resentimiento en Nietzsche. Auschwitz es el acontecimiento que retorna eternamente, que se recuerda sin pausa y que hace patente la estructura ontológica de la subjetividad. Sólo desde ahí podremos poner los cimientos de una ética para las generaciones futuras. Agamben nos propone mirar más hondo de lo humano... ¿nos atreveremos a buscarnos en lo más profundo del abismo?-

  • Fan
    ""
  • La Central
    "La Central recomana; La Central recomienda"

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �