Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Recorridos

George Saunders

El bebé en el precipicio

Amarillo, Texas, 1958

Se hace difícil explicar por qué George Saunders es tan buen escritor. Se hace difícil porque su prosa, casi marciana, se aleja de cualquier otra pero al mismo tiempo se reconoce idiosincrásicamente en varios autores de la literatura norteamericana del siglo XX. Se hace difícil porque uno lee absorto sus cuentos sin entender ni dónde se encuentra, ni qué quieren exactamente sus personajes o, incluso, ni a qué se están refiriendo. Es complicado ajustar las palabras y reconocer por qué este licenciado en Ingeniería de Minas, admirador de Foster Wallace y de Kurt Vonnegut, de Raymond Carver y de Ernest Hemginway, de Tobias Wolff y de Lorrie Moore, constituye una revolución en el género americano del relato. Reto y piedra de toque, Saunders es un excelente escritor y como tal merece ser reconocido.

Recientemente, en La Central de la calle Mallorca tuvimos la oportunidad de contar con la presencia de los editores de Edicions de 1984, con Miquel Adam sentado en la mesa de los que intervinieron y Yannick Garcia, el magnífico traductor de la edición catalana, explicando, entre otras cosas, las vicisitudes de traducir un texto complejo y absolutamente distinto a todo como es éste. Hablémoslo. De manera totalmente esquemática, podríamos decir que en la literatura norteamericana del último tercio del siglo XX en adelante se establecieron dos líneas narrativas que, más que enfrentarse, han jugado a ver quién se lucía más. Franzen y Foster Wallace, que bastieron además una fecunda amistad mientras pudieron, serían los representantes de dos líneas duras en la narrativa contemporánea (dos líneas que, por otra parte, seguramente han existido siempre): uno desarrollaba (y desarrolla) la narrativa llamada tradicional, à la Flaubert, descriptiva, lineal; el otro apostó por la experimentación, un cerebralismo que acabó siendo felizmente catalogado como "realismo histérico." Saunders es las dos cosas a la vez y ninguna de ellas al mismo tiempo. Una tercera vía surgida del suburbio que entrecruza la distopía de ciencia ficción con la crudeza familiar y laboral del capitalismo más salvaje y vigente.

El misterio de los cuentos de Saunders, de lo que pasa y deja de pasar en ellos, se podría explicar con una metáfora inquietante pero ajustada: un niño es situado cerca de un precipicio. Hay tres opciones: que el niño caiga fatalmente, que el niño caiga pero sea salvado, o que el niño no haga nada y se dedique a contemplar la escena, asomándose de vez en cuando al acantilado. Quizás esta tercera opción sería la que explicaría de manera parabólica la sensación que uno tiene leyendo sus cuentos. ¿Qué se esconde tras el distópico "Los diarios de las chicas Sémplica" o "Escapar de La Cabeza de Araña"? ¿Cuál es el misterio del cuento sintético "Palos"? ¿Podemos llegar a compartir la visión angustiada de la realidad del soldado que vuelve "A casa" o de Al Roosten, perdedor recalcitrante? El mismo relato "Diez de diciembre", el último de los diez que conforman el ciclo de relatos del mismo nombre, tiene un aura de misterio que lo emparenta con Carver y la literatura gótica al mismo tiempo.

Del choque de lo disfuncional y la ciencia ficción, entre el suburbio y la distopía, con Carver, pero con Ballard, Saunders introduce en sus relatos anomalías inquietantes. Un estilo rico, depurado, que le ha llevado a ganar con este Diez de diciembre el Premio PEN/Malamud a la Excelencia en el relato corto, y que provocó que la crítica literaria del New York Times afirmara a principios de año que éste sería el mejor libro que podríamos leer en todo el 2013.

En un árbol genealógico de autores americanos, podríamos poner a Donald Barthelme, Thomas Pynchon y Kurt Vonnegut (cuando Saunders fue a trabajar a Sumatra tenía como único libro, casi, el Slaugterhouse five, libro que leyó y releyó repetidamente) entre sus padres, y tendría como descendencia a autores como Michael Chabon o Dave Eg

Bibliografía destacada

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �