Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Recorridos

Los libros de... Luis Buñuel

Ya desde el epígrafe que abre su extraordinario libro de memorias, Mi último suspiro, no escrito directamente por él sino dictado a su colaborador y guionista habitual Jean-Claude Carrière, Luis Buñuel advierte: "yo nunca he sido hombre de pluma". Sin cuestionar la autopercepción del maestro en un asunto tan personal como ése, sí se puede añadir que si no "de pluma" Buñuel fue al menos hombre de libros. No un erudito pero sí un lector impenitente y curioso, interesado por temas en apariencia alejados entre sí como el medievalismo, las herejías del catolicismo o la entomología, tres de las fuentes temáticas principales (no siempre directas) en su obra. Tanto la tendencia de Buñuel hacia el libreasociacionismo como un contradictorio gusto exasperado que alguien llamaría "surrealista" (el carácter conservador de no pocas de sus filias, por ejemplo), deja su huella en lo que podría ser el conjunto de los libros más estrechamente vinculados a la vida y la obra del autor. En esa virtual biblioteca, que de modo tentativo ofrecemos aquí a los paseantes de La Central, encontraríamos no pocas obras más o menos encuadrables dentro del surrealismo international style (Sade, Louys, Huysmans) junto a otras a las que el sordo de Calanda supo prestar su caprichosa atención, ganándolas de este modo, contra todo pronóstico, para el devocionario surrealista. O al menos -ya que pese a los esfuerzos de Buñuel lo cierto es que cuesta imaginar a Eluard o Breton leyendo a Arniches o Galdós- si en las capillas no se enteró casi nadie, al menos sí que Buñuel tuvo un gesto soberanamente crítico como promotor de la iluminación paradójica de una serie de autores que en principio hubiera costado asociar a la ortodoxia del surrealismo. Autores castizos y sofisticados, moralistas y ateos, científicos y medievales... Que tal vez no en virtud de ninguno de estos adjetivos, por sí solos, fue por lo que pasaron a formar parte de la biblioteca de Luis Buñuel. Vinculación con la Residencia de Estudiantes. Un perro andaluz.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �