Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Recorridos

La sombra en el arte

"La iluminación no se consigue por el hecho de imaginar figuras de luz, sino haciendo consciente la oscuridad"
C. G. Jung

Cuenta Plinio el Viejo que un día una joven enamorada trazó el contorno de la sombra de su amante sobre una pared para recordarse de él y que fue así como los hombres descubrieron la pintura.
Según Stoichita, la relación con el origen (la relación con la sombra) marca la historia de la representación occidental. Aun así, la sombra -asociada a un ente negativo- o la historia de la sombra ha sufrido un retardo en relación a la historia de la luz.
En cambio, se podría decir el contrario en Oriente. Según nos explica Tanizaki, la vista de los objetos brillantes o pulidos produce malestar a los japoneses. La penumbra, la opacidad, el espacio vacío, e incluso la pátina en los objetos, expresan un trasfondo profundo, próximo, que constituye las cosas. Quizás podríamos concluir que las posturas entre Oriente y Occidente son muy contrastadas, pero como nos demuestra el propio Stoichita, por suerte existen muchos matices entre ellas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �