Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

Rodrigo García

4. Una obra concreta

02.03.2017
Cada vez que leo a Rodrigo García me acuerdo de una imagen que tengo grabada en la en la memoria; en ella, aparece el artista vasco Jorge Oteiza sentado delante de su máquina de escribir tecleando fuertemente con sus dedazos, dando zarpazos con las manos y golpeando violentamente las teclas, pero que, por el contrario, con una lucidez innata, escribe algunos de los poemas más bonitos que jamás haya leído.

Sabemos que no hace falta ver las obras de teatro de Rodrigo García para disfrutar de sus textos. En escena, las palabras recitadas por los actores siempre están sostenidas por imágenes potentes. En esta obra en concreto, sobre las tablas, aparece un jabón de Marsella que pesa literalmente una tonelada, también varios gallos calzando unas deportivas New Balance, así como una gigantesca imagen de L’origine du monde, de Gustave Courbet, y el sonido ensordecedor de un gong. En cambio, en los textos, las imágenes devienen solas, a cada párrafo, se siente como un ladrillo podría caerte encima. A mí, Rodrigo García me sigue pareciendo una celebración de la vida, que si bien sus obras actúan como una verdadera bofetada, se sienten como una inyección de energía.

En esta ocasión, la edición del libro viene acompañada por los dibujos que forman parte del proceso de creación de la obra, una serie de bocetos realizados por el autor que componen un bonito storyboard con todos los detalles de la composición escénica.

Temas relacionados:

Bibliografías:

Añade un comentario:


Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �