Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

Michael Jakob

El jardín y las artes

23.07.2018
¿Para qué sirve un jardín? ¿Para qué sirve un parque, un árbol, un paisaje? ¿Para qué sirven las cosas que no sirven para nada? Aquello más insignificante a menudo es lo más interesante. Y lo que pretende decir lo hace a través de esta supuesta insignificancia.

El jardín es a la vez presentación y representación. Arte y metáfora. De un lado, expone los elementos materiales, vivos, que componen todo paisaje natural. Literalmente, “presenta” un espacio, sobre el que despliega una solución vegetal. Pero a su vez, es lugar de representación, funcionaba como elemento artístico, capaz de representar el ideario humano.

La representación visual del jardín se encuentra marcada por cada propia disciplina artística. En la fotografía y pintura, estáticas, capta el momento presente. Es efímero, melancólico. Monet pinta el mismo jardín,  que es a la vez distinto en cada estación. En cambio, en una disciplina en movimiento como el cine, el jardín produce inquietud. Se representan como lugares oscuros, perversos, amenazantes. La representación también como pacto de ficción. Conviene entonces la sentencia de Bergman: “No podemos obviar la importancia que tiene la trampa en el arte ni lo inspiradora que resulta”.

Raquel Ungo

Temas relacionados:

Recorridos:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �