Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

Max

Rey Carbón

25.04.2019
«Después del Vapor viene el Carbón». Que Max va más allá de la novela gráfica, del cómic al uso, ya lo sabíamos. Pero igualmente, la aparición de un libro nuevo suyo supone unos nervios de emoción por saber hacia donde va, qué pasos sin vuelta atrás ha tomado. Y es que lo de Rey Carbón es un camino sin retorno: no hay palabras. Literalmente. No toca hacer aquí un recorrido exhaustivo de Max, pero conocemos todos los palos que ha tocado: desde el underground inicial, sus historias y sus personajes se han ido concretando hacia una peculiar y coherente búsqueda del significado de las cosas: si Bardín lo empezó todo, intercambiando lo que es real por lo que no, Vapor era una catarsis reflexiva y cabreada con un dibujo mucho más sintético. Pero el libro que tenemos entre manos es la ascesis ideal: la nariz-pico enorme no habla, actúa; las acciones ya no son metáforas sino líneas y formas, hilos, tramas que hablan por sí solas. El blanco y negro lo cubre casi todo hasta el final, donde la urraca se verá dirigida por los hilos del marionetista. Como en un genial mapa conceptual semántico y artístico, el dibujante de líneas con carboncillo en la gruta deviene fogonero en la fábrica. Buscad el libro en nuestras mesas: es ése tan negro, tan hipnótico

Sugerencias de consulta:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �