Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

Guillermo Rendueles

Las falsas promesas psiquiátricas

15.06.2017
Ir al terapeuta como el que va a comprar el pan, no es un acontecimiento casual. En un tiempo de liquidez donde las fronteras morales se desdibujan, la cohesión social brilla por su ausencia y la mayoría de edad nada tiene que ver con la autonomía, recurrimos a curas anímicas secularizadas que nos garanticen la paz interior y la conquista del malestar. Invadidos por promesas de eterna juventud o sublimación a través del trabajo, nos rechina la arruga y el agotamiento laboral. Por más que el sistema se empeñe en capitalizar el dolor, no hay modo de cuantificar la pena. 

Los manuales de diagnóstico con los que operan los profesionales de la salud mental tienen un marcado espíritu cientificista que cataloga dolencias en virtud de un listado de síntomas cuya descripción, sin embargo, no asegura la intersubjetividad, pues la angustia no es equiparable a la congestión nasal. El desasosiego está íntimamente relacionado con nuestra ineludible mortalidad, así como con las condiciones materiales de existencia, y en ninguno de los dos casos hay diván que amortigüe la caída, ni fármaco que destile la bilis negra.

El capitalismo saca provecho de los desbarajustes existenciales que él mismo provoca. Negocio redondo; quien inocula la enfermedad es quien dispensa el remedio: libros de autoayuda, medicamentos estériles y visitas guiadas a un profesional que, sobrepasado, es incapaz de afrontar satisfactoriamente el exceso de demanda. 

En Las falsas promesas psiquiátricas, Guillermo Rendueles examina este malestar, que afecta a profesionales y pacientes, con la hondura y heterodoxia de quien está curado de espanto, pero no tira la toalla.

Temas relacionados:

Bibliografías:

Añade un comentario:


Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �