Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

Emmanuele Carrère

Bravura

16.12.2016
Nos encontramos ante una de las obras de juventud de Emmanuel Carrère en la que el estilo de sus futuras historias ya puede vislumbrarse en la voluntad de intercalar personajes reales en una trama ficticia para convertirlos en un artefacto narrativo.

Bravura expone un episodio de la historia de la literatura que siempre ha fascinado al lector apasionado de las historias inquietantes o de las curiosidades relacionadas con el modo de vida extravagante de algunos escritores: la noche del verano de 1816 en la que, en las estancias de villa Diodati, en Suiza, se encuentran reunidos Lord Byron, su secretario Polidori, Mary y Percy B. Shelley leyendo historias alemanas de fantasmas. La erupción, meses atrás, de un volcán en Java ha enrarecido el clima, y bajo ese cielo deciden escribir cada uno de ellos un relato de terror; así nace el Frankenstein  de Mary Shelley y El Vampiro  de Polidori.

Carrère presenta, como inicio del relato, a un Polidori enfermo, adicto al opio y resentido con Byron y Shelley. Vive en una pensión de mala muerte en el Soho londinense, bajo una atmósfera opresiva; le quedan pocos días de vida y le obsesiona que atribuyan a Byron la autoría de su vampiro. Pero cuando uno piensa que ese va a ser el hilo narrativo y está cómodamente instalado en los inicios del siglo XIX, un giro provocado por el capitán Walton, personaje al que Victor Frankenstein confía su diario, y que cobra vida en esta trama, nos lleva hasta el Londres de los años ochenta, en el que una escritora de novelas románticas recibirá el manuscrito de Walton que explica la verdadera historia de Frankenstein. Con esta entrega, la escritora pasa a formar parte activa de una trama apocalíptica que puede acabar con la raza humana, y en sus manos está evitarlo.

Sugerencias de consulta:

Añade un comentario:


Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �