Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


FF

Derrida, Jacques

Cada vez única, el fin del mundo

  • Editorial: Pre-Textos
  • Páginas: 369
  • Año: 2005
  • Precio: 30.00 €
  • Traductor: Manuel Arranz
  • Prólogo: Pascale-Anne Brault, Michael Naas, Jean-Luc Nancy
  • EAN: 9788481917055
Disponibilidad
  • La Central de CallaoInmediata
  • La Central del Museo Reina SofíaInmediata
  • La Central (c/Mallorca)Inmediata
  • La Central en F. MAPFRE4 / 5 días
  • La Central del MUHBA4 / 5 días
  • La Central del Raval4 / 5 días

Éste no es un libro más de Jacques Derrida. Ni siquiera es, estrictamente hablando, un libro de Derrida. Es un libro hecho por unos amigos vivos sobre los amigos muertos de Derrida. Sin duda Derrida lo escribió, lo pensó, lo leyó y lo releyó. Pero quienes lo han hecho han sido Pascale-Anne Brault y Michael Naas. Un idea singular: reunir en un solo volumen textos de duelo, palabras de duelo, escritas o leídas después de la muerte de algunos compañeros de viaje (Roland Barthes, Paul de Man, Michel Foucault, Mar Loureau, Jean-Marie Benoist, Louis Althusser, Edmond Jabès, Joseph N. Riddel, Michel Servière, Louis Marin, Sarah Kofman, Gilles Deleuze, Emmanuel Lévinas, Jean-François Lyotard, Gérard Granel y Maurice Blanchot).

-Derrida, Jacques

"La metáfora es, pues, determinada por la filosofía como pérdida provisional del sentido, economía sin daño irreparable de propiedad, rodeo ciertamente inevitable, pero historia con vistas y en el horizonte de la reapropiación circular del sentido propio." (DERRIDA, Jacques, Márgenes de la filosofía). La "deconstrucción" sería el concepto filosófico que primero nos viene a la cabeza cuando se nombra a Derrida. El éxito de éste en las ciencias humanas le sorprendió a él mismo y llegó a convertirse en moda en los círculos intelectuales. David Lodge, por ejemplo, ilustró en "Small World" de forma hilarante cómo el filósofo francés era la estrella de todos los debates académicos. Curiosa paradoja, pues, puesto que nunca tuvo la pretensión de construir una nueva ciencia metódica y mucho menos de dominar el campo entero de reflexión. La deconstrucción, es cierto, es una nueva estrategia de lectura, una tarea negativa de desmontar los conceptos como enseñó ya el maestro Heidegger, comprendiendo el sentido como un envío histórico que acontece inagotablemente. El acontecer del sentido es una premisa fundamental, radical, que se opone a la antigua metafísica que piensa todavía en la órbita de la transcendentalidad del significado. Ahí adquiere legítimamente la deconstrucción la etiqueta de "nihilismo contemporáneo". Y ésta tesis podría explicar también los constantes encuentros y desencuentros de Derrida con la hermenéutica. Sin embargo, la negatividad no ha de conducir inexorablemente a la nada sino a la reelaboración de nuevas y mejores preguntas. Nos abre a la pluralidad de interpretaciones y metáforas, que se revelan y se retiran, en el libre juego del lenguaje y la escritura.-


    Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �